El gobierno municipal presentó el informe de transparencia en compras públicas

El gobierno municipal elevó al Concejo Deliberante un “Informe de transparencia en compras públicas”, que detalla la inversión realizada en asistencia alimentaria desde el inicio de la pandemia. 

En el informe se hace un llamado al Honorable Concejo Deliberante a trabajar en conjunto en una Ordenanza que promueva “un mejor y más transparente procedimiento que el utilizado por las gestiones de gobierno anteriores y deje por fin atrás la utilización malintencionada de información sustraída para generar dudas en la comunidad”. 

En primer lugar, se destaca que “en virtud del pedido de comunicación efectuado por el Honorable Concejo Deliberante local, resulta imprescindible efectuar un resumen de todo lo acontecido y un minucioso detalle de los motivos que obligaron al municipio, de manera imprevista, a llevar adelante la compra de alimentos frescos, secos, gas envasado e insumos varios a partir de la declaración de aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el decreto de necesidad y urgencia de Presidencia de la Nación, 297/2020”.

En este sentido, se recuerda que ya en septiembre de 2019 el Concejo Deliberante, durante la gestión del entonces Intendente Luciani, declaró la Emergencia Alimentaria en todo el Partido de Luján. A principios del año en curso la compra de alimentos era de treinta mil kilos mensuales (30.000 Kg.), mientras que una vez iniciada la pandemia se debió disponer de cien mil kilos (100.000 Kg.) al mes.

Asimismo, se agrega que “esta situación de absoluta imprevisibilidad, debió ser abordada con la generación de distintas y consecutivas solicitudes de gastos, hasta lograr la compra demandada por el área de incumbencia en el marco de lo dispuesto por el decreto nacional  426/2020 y el decreto provincial 132/2020, a los que se adhirió por ordenanza 7398 del Honorable Concejo Deliberante. No obstante la instrumentación de las compras aludidas, la Dirección de Compras municipal impulsó los mecanismos de licitación de compra para cada uno de los segmentos y de cada una de las áreas, para que si bien persista la medida de aislamiento, la cual se encuentra hasta el momento vigente, se logre alcanzar el método más riguroso de compra de acuerdo a las normativas vigentes”.

Por otra parte, se expresa que “en cualquier municipio ordenado desde el punto de vista económico y financiero, el régimen de compra hubiese sido mucho menos traumático, ya que al momento de asumir la gestión el día 10 de diciembre, nos encontramos con las licitaciones de compras vencidas en casi su totalidad, los depósitos del área de Desarrollo Social vacíos y deudas con proveedores por encima de los quinientos millones de pesos ($500.000.000)”.

En relación al mecanismo para la selección de proveedores, se señala que “desde la dirección de compras municipal se comenzó a trabajar con comparativas de precios sobre las compras actuales, pero también sobre las compras que la gestión anterior vino efectuando hasta el día 10 de diciembre pasado. Estas comparativas de precios arrojan diferencias muy importantes sobre los valores por ítems, que el municipio pagaba frente a las nuevas cotizaciones que se obtuvieron”.

A su vez, se explica que “se generaron dos medidas de gestión simultáneas; la invitación a comerciantes y empresas del Partido de Luján para ser proveedores del Estado y compensar deudas por tasas municipales existentes y de esa manera alivianar el esquema de pagos. Al mismo tiempo, alentar la apertura del registro de proveedores para lograr nuevas, mayor cantidad y mejores cotizaciones que nos permitan como Estado pagar precios inferiores a los que se venían abonando hasta el momento”.

A partir de este trabajo, se completa que se logró detectar “que el Municipio de Luján compraba hasta el año 2019 insumos para el sostenimiento de la asistencia alimentaria a precios muchos más altos que los que se lograron obtener un año después, más aún si consideramos la inflación mediante que afectó y afecta a cada vecino y vecina del Partido de Luján”.

En este sentido, se enumeran algunos ejemplos, tales como que en el 2019 la gestión anterior pagaba cada kilogramo de carne $285.75, mientras que durante la pandemia y un año después se pagó cada kilogramo de carne $228,75, significando una reducción del 20 por ciento en el valor. En el caso de los fideos, durante la gestión anterior se pagaba el paquete de 500 gramos $39,50, contra $30,50, que se abonaron en 2020. En síntesis, en el sector de productos secos los precios se redujeron de un año al otro en un 23 por ciento; en carnes un 20 por ciento; en productos secos un 17 por ciento; y en gas en garrafa un 6 por ciento. 

Además, se sostiene que los productos se compararon “considerando además los precios máximos señalados por el Gobierno Nacional en el portal www.preciosmaximos.argentina.gov.ar y que todas las compras que se realizaron con adjudicación directa fueron llevadas a cabo en el marco del decreto nacional 426/2020 y el decreto provincial 132/2020, a los que adherimos por ordenanza del Concejo Deliberante. Por último destacar que el procedimiento de compra llevado adelante en el contexto de pandemia por COVID-19 es el mismo que el utilizado en distintos municipios de la Provincia”.

211 vistas

dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *